En el mundo actual, pareciera que hay un concepto de moda: La Nube. Basta una búsqueda superficial en plataformas educativas y proveedoras de servicios tecnológicos y es común encontrar las palabras Cloud, acompañado de múltiples conceptos: Cloud Computing, Cloud Security, Cloud Storage, etc.

Pero, realmente ¿Qué es La Nube? ¿Es segura? A lo largo de este articulo intentaremos resolver estas y otras interrogantes, intentando brindarte lo que siempre hacemos aquí: herramientas y conocimiento para tu desarrollo profesional y personal.

¿Qué es La Nube?

Empecemos por lo primero. El concepto de “Nube” puede resultar complicado. Si vienes de la época de los ‘80,’90 seguramente recordaras como fuente de almacenamiento los famosos disquetes. La industria evoluciono, saltamos de ellos a los CD, luego a los Pendrive USB y Memorias extraíbles, discos externos y todo fue, dada la necesidad de tener mayor capacidad de almacenamiento debido al aumento de tamaño de los datos que consumimos y necesitamos.

Es que, al fin y al cabo, hablamos de esto: Datos. Donde, como y cuando guardarlos. Pero, más importante que lo anterior, viene la duda de cómo mantenerlos seguros, a salvo, incorruptibles e inviolables. Ante esta problemática, la solución que se ocurrió fue la creación de La Nube.

Para explicarlo simple, La Nube no es una entidad física accesible directa, si no es una red de almacenamiento de servidores remotos a nivel mundial configurada de tal manera que actué como un único ecosistema.

Puede sonar contradictorio decir que no es una entidad física, sino una red de servidores (obviamente físicos) a la vez, pero no te preocupes, tiene sentido. Piensa en lo siguiente: cuando decides hacer una copia de los videos de tu móvil en tu computadora, conectas el USB y sincronizas los datos.

Evidentemente, accedes de manera directa a un único dispositivo físico (el HD o SSD que tengas instalado) y sabes que, cuando necesites esos datos, bastara con conectarte al computador y buscar el contenido.Pero, cuando hablamos de “La Nube”, no tenemos acceso directo de manera física al lugar donde almacenamos el contenido. Tendremos que tener acceso vía online al centro de almacenamiento.

Hay, bajo norma general, 4 tipos distintos de Nube:

  • Pública: las usadas por proveedores de servicios para almacenamiento de datos en gran escala, para compartirlos vía Internet, como Netflix.
  • Privada:  usada para acceso limitado, a veces también por corporaciones, suele almacenarse de manera local, pero permite el acceso a sus empleados, no se comparte de manera libre.
  • Híbrida: es una nube que comparte información entre privadas y públicas, acorde a la necesidad
  • Comunitaria: permite solamente que distintas entidades u organizaciones relacionadas, puedan entrecruzar datos con facilidad

Pero, ¿dónde están los datos? Como dijimos antes, esta red de alcance mundial interconectada, hace que tus datos puedan estar en cualquier parte del globo, y no necesariamente estén siempre en el mismo lugar. La ventaja de esto, es que podrás conectarte en línea desde, donde y cuando tu desees. La desventaja, es que a diferencia de tu computador que puedes controlarlo de manera directa, no podrás controlar de manera física el servidor donde este tus datos alojados. Entonces, pasemos a la siguiente pregunta:

¿Es segura?

Bueno, la respuesta a ello es más complicada de lo que parece. Las nubes públicas, son básicamente de acceso a cualquier persona.

Por supuesto, no significa que cualquier persona tiene acceso a tus datos, para ello cada persona debe crearse una cuenta independiente. Pero, como vimos en la clasificación, no hay mayores restricciones para su uso.

Esto, evidentemente significa que ingresaran usuarios con buenas y malas intenciones.

Hay toda un área específica, relacionada a Seguridad en La Nube. Es un conjunto de controles, buenas practicas, normas, protocolos, tecnologías y procedimientos que tienen un único propósito: proteger datos, aplicaciones y todo lo relacionado a la gestión de ellos.

Esta área, se enfoca en proteger el acceso a los datos almacenados en esta enorme red. Cuando nosotros, como empresa o persona individual, usamos nube pública, vamos a encontrarnos con estas bases:

  • El almacenamiento físico deja de estar bajo nuestra supervisión directa
  • Solo pagarás por lo que usas, no tendrás espacio ocioso
  • Reducirás costos en tu día a día
  • Estarás permanentemente interconectado a otros datos (aunque no tengas acceso a ellos)
Estos factores, resultan claramente ambiguos. No pueden considerarse ni pros ni contras. Ceder el control total de tus datos a terceros, a pesar de que te brinde beneficios económicos, significa que, si algún delincuente lograra acceder a la red interconectada a través de credenciales, tendría claramente acceso a datos de toda la red.

Esto significa, que las buenas practicas que las empresas proveedoras realizan, estarán (o deberían estar) centradas en la seguridad EN La Nube, no solo en el acceso.

¿Es La Nube siempre la mejor solución?

Nuevamente, la respuesta es DEPENDE. Si necesitas acceso a los datos 24/7, siempre, sin importar la circunstancia, quizás la mejor solución sea almacenamiento local.

¿Por qué decimos eso? Imagina que un hospital decidiera recurrir SOLAMENTE a la nube como fuente de almacenamiento.

Si se presentara algún inconveniente como un corte de luz general y sostenido en el tiempo, o un cataclismo (digamos, a propósito de este ejemplo extremo, un huracán) que ocasione que temporalmente las comunicaciones estén interrumpidas (puede ser en la ciudad donde está el hospital o en el servidor de La Nube donde estén alojados esos datos), ese hospital perdería el acceso total a esos datos hasta que el asunto sea resuelto. Si hablamos de un hospital, donde la vida de las personas puede depender de esos datos, evidentemente el asunto es complicado.
Si crees que el ejemplo es muy exagerado, basta recordar el incidente de Amazon AWS, con fecha de 31 de agosto de 2019, en Virginia del Norte, Estados Unidos de Norteamérica. Ese día un problema con el suministro eléctrico ocasiono que los servidores permanecieran fuera de servicio un periodo de 1:45 hrs.

Pero, lo peor no fue el no poder subir datos o acceder a ellos. Lo peor fue que, según reportes oficiales, la interrupción eléctrica provoco daños de hardware irrecuperables, lo que ocasiono que aproximadamente el 0.5% de los datos alojados allí, se perdieran para siempre. Quizás, el 0.5% no parezca un número elevado, pero, si ese 0.5% fueran TUS DATOS MAS IMPORTANTES, ¿Qué pasaría?

Otro detalle crucial para tener en cuenta, es que, en la mayoría de los TyC de los acuerdos, las empresas ofrecen diversas garantías sobre el acceso al servicio, PERO NINGUNA GARANTIA SOBRE LA INCORRUPTIBILIDAD DE LOS DATOS. Curioso. ¿A qué crees que se deba? Déjame un comentario, al respecto.

Recuerda suscribirte al newsletter y dejar tus comentarios en las redes sociales. Si te gusto este artículo, te encantará el siguiente artículo, donde hablaremos de recomendaciones para mantener tus datos lo más seguro posible en la maravillosa Nube.

 

Si te gusto el Articulo, Sumate al Newsletter y enterate por correo de los Nuevos Articulos!